jueves, 30 de abril de 2015

La mala prensa de las radiaciones



Al hablar de radiaciones siempre surge en el imaginario popular una idea un tanto oscurantista, tétrica y alarmista acerca de ellas. Puede que tenga que ver ese pez de tres ojos que aparece en la serie de los Simpson, las imágenes de la bomba atómica de Hiroshima y Nagashaki o los casos de Chernóbil y Fukushima. O puede que tenga que ver con el miedo inherente que tenemos siempre a lo desconocido y que el consciente colectivo o su lenguaje acompañante no han dejado repetidamente de alimentar como este famoso cartel, popular en los años 80 de "¿Nuclear?, no gracias" en contra de la instalación de centrales nucleares en nuestro país. El miedo (a las radiaciones) señores, es libre como dice Pedro Ruiz Manzano en "Desayuno con fotones" acerca de este tema. O como refleja en el celuloide Gaspar Sánchez en otro magnífico post del mismo blog. 



Pero también hubo con anterioridad una época "glamourosa" de las radiaciones, en las que el miedo de los nuevos tiempos fue suplantado por una cierta inconsciencia, desconocimiento y por qué no decirlo, frivolidad. Desde cosméticos radiactivos hasta los más variopintos artilugios como nos cuenta en su blog "El Lanzallamas" mi compañero el Dr Ángel Montero. Eran desde luego "otros tiempos" en los que se contemplaba a las radiaciones como un gran y extraordinario descubrimiento.

Sin ir más lejos yo recuerdo de pequeña una curiosa máquina de rayos X en una céntrica zapatería de Gerona en la que podías mirarte si la talla del zapato que te probabas se ajustaba a tu pie. Era francamente divertido. Se trataba de un podoscopio radiológico que se popularizó en los años 50 y al parecer sobrevivió en nuestro país hasta principios de los años 70.


Otro recuerdo que me viene a la mente infantil sobre las radiaciones (y que ahora nos echaríamos las manos a la cabeza) eran las revisiones médicas anuales escolares en las que nos pasaban literalmente a todas mis compañeras de clase y a mi por la "pantalla" observando sin ningún pudor las intimidades radiológicas de unas y otras en una misma sala. Recuerdo con claridad aquella sala oscurecida por unas cortinas del colegio, la pantalla fosforescente y nuestras caras de asombro ante aquella (hoy rudimentaria) tecnología. 


Entre un extremo y otro se encuentra la ponderación y la virtud. Hoy día se cuida con exquisitez el tema de la protección radiológica, de que la exposición a las radiaciones ionizantes sea la mínima posible y necesaria. Se valora asimismo el beneficio-riesgo de la realización de determinadas pruebas radiológicas o de Medicina Nuclear en la población general, especialmente en los más vulnerables: niños y mujeres en edad fértil. 

Es bueno tomar conciencia de la necesaria radioprotección, pero sin menoscabar la gran aportación que la Tecnología Radiológica, la Medicina Nuclear y la Radioterapia han aportado al diagnóstico y al tratamiento, especialmente del cáncer. Ya no concebimos la Oncología sin la ayuda de la TAC (Tomografía Axial Computerizada), la mamografía o una PET (Tomografía por Emisión de Positrones) para el diagnóstico o de los Aceleradores Lineales de Electrones para su tratamiento. La contribución de las radiaciones ionizantes aplicada con criterio ha conducido a un importante avance y beneficio para nuestros enfermos.

En el caso concreto de mi campo de estudio, la Radioterapia, los avances en los últimos veinte años han sido espectaculares y yo he tenido el privilegio y la suerte de vivirlos en primera persona. Con la tecnología disponible en la actualidad en nuestro país podemos aplicar radioterapia en muchos tumores con precisión, con un buen índice de curaciones (cercano al 50-60% en combinación con otras terapias), de forma perfectamente personalizada, segura y cómoda para el paciente, conservando en muchos casos el órgano a tratar, evitando mutilaciones y con unos niveles de toxicidad a día de hoy aceptables, tratables y transitorios. 

Veamos pues a partir de ahora a las radiaciones ionizantes como amigas, no como enemigas. Me gustaría que de una vez por todas se abandonara esa mala prensa de la que todavía gozan las radiaciones y las comenzaramos a ver de forma constructiva y positiva.





Por último les dejo con este video realizado con motivo del Congreso europeo ESTRO FORUM en Barcelona hecho a nuestro Presidente de SEOR, el Dr José López Torrecilla sobre las bondades de la Oncología Radioterápica y su contribución clave en la curación actual del cáncer.

lunes, 27 de abril de 2015

El álbum de mamá


"El Álbum de mamá" es un precioso cuento dirigido a los niños cuyas madres atraviesan por un cáncer de mama metastásico. El protagonista de la historia se llama Mateo y el día de su segundo cumpleaños, recibe un regalo muy especial: un caballo balancín llamado "Veloz" que le acompañará en todas sus aventuras.

A partir de aquí se narra gran parte de la historia de la mamá de Mateo. Veloz, se convierte en el cómplice de Mateo que le explica por qué su mamá se siente triste o preocupada. Mateo percibe los cambios de su mamá: su cambio de peinado, sus descansos en el sofá o en la cama, sus desplazamientos al hospital, la toma de un montón de medicinas, etc. Él intenta con los medios a su alcance hacer feliz a su mamá, preparándole su tarta favorita, haciéndole una fiesta de bienvenida tras pasar varios días en el hospital o contarle él mismo un cuento a su mamá antes de irse a dormir y darle un fuerte abrazo para que tenga "dulces sueños".

Finalmente en otro cumpleaños, Mateo recibe como regalo la cámara de fotos de su mamá con el álbum de fotos de los mejores momentos con ella. A partir de entonces sueña con ser fotógrafo y completar así el álbum que tan sabiamente había confeccionado su mamá.

Este libro-cuento trata de dar respuesta aquellas mujeres que debutan o presentan en su evolución un cáncer de mama metastásico, pues estas mujeres presentan unas necesidades diferenciadas de aquellas que son tratadas en fases más precoces. Son mujeres que presentan por lo general una mayor resistencia a aceptar su enfermedad y demandan más información que les pueda ayudar a sobrellevar su situación. Estas mujeres precisan de una atención más continuada y global para dar respuesta a las necesidades físicas, nutricionales, psico-emocionales, sociales, laborales y espirituales. Deben así encontrarse con un equipo de profesionales en el que encuentren el suficiente apoyo emocional, les ayuden a adaptarse a su situación y les ofrezcan información coherente y congruente. Detrás de cada una de estas mujeres hay una percepción y una biografía diferenciada.

"El Álbum de mamá" pretende fabricar puentes de comunicación de las madres con sus hijos, de una forma natural y sencilla para que puedan entender los más pequeños lo que en esta compleja situación está pasando. Cuenta con el aval de la Federación Española de Cáncer de Mama (FECMA) y se distribuye en hospitales y asociaciones de pacientes.

Les dejo con el video-cuento: El Álbum de mamá.

jueves, 23 de abril de 2015

Más allá del diagnóstico



Al hilo de mi anterior entrada sobre la necesidad de retirar la terminología bélica del vocabulario oncológico, se hace asimismo necesario que los galenos retiremos también de nuestro consciente colectivo ciertas fobias que impregnan a la Medicina actual.

La fobia de limitar el esfuerzo terapéutico en el momento que toca. Fobia a los Cuidados Paliativos como si fueran palabras malditas. Fobia a la administración de morfina cuando el tipo de dolor lo requiere. Fobia a parecer que se "tira la toalla", evitando así "dejar ir" al enfermo cuando se sabe que ya no hay vuelta atrás. Fobia a reconocernos en definitiva como mortales.

El desarrollo de la Medicina moderna, nos ha llevado a una alta especialización para que de este modo se dé respuesta a la complejidad del enfermo y su enfermedad. Así se entiende que se alcanza la excelencia y concedemos autoridad al médico para que sea un experto en una determinada materia. Cada médico se convierte en una pieza de un complicado puzzle asistencial en el que tiene que aprender a dialogar y conversar de forma interdisciplinar, base ineludible para el éxito de los tratamientos.

Nadie pone en duda de que los avances médicos han conseguido que vivamos más y mejor, aumentando día a día la esperanza de vida. Muchas patologías potencialmente mortales a corto-medio plazo, ya no lo son. Sin embargo y ante este escenario, da la sensación que ya no aceptamos la posibilidad de una vida finita y optamos por dar la espalda a la muerte siendo ésta un hecho natural en cualquier ser humano que se precie.

En Oncología los médicos que intervenimos, buscamos lo que creemos que es mejor para el paciente y actuamos con la mejor combinación de tratamientos y con toda la tecnología que tenemos hoy en día a nuestro alcance, pero olvidamos entender que la Medicina Paliativa es una parte integrante de esta disciplina y es además una buena Medicina. Una vez hemos agotado todas las opciones terapéuticas para obtener una remisión completa o parcial de la enfermedad toca hacer balance, reflexionar, hablar con el enfermo y su entorno próximo, valorando la limitación del esfuerzo terapéutico para perseguir otra acción y objetivo que no debe ser otra que la de reconfortar al paciente y darle la mejor calidad a sus días.

Curar a veces, aliviar a menudo y consolar siempre, debería ser el mantra que impregnara siempre nuestro cerebro. El ensañamiento terapéutico es un acto cruel con el enfermo y su familia, pues se confunde el hecho de ayudar a vivir a quien está viviendo, con el hecho de impedir morir a quien se está muriendo. Se puede hacer todo lo técnicamente posible por un paciente, pero no es éticamente correcto hacerlo en determinadas situaciones. Hemos de saber que tomar medidas paliativas no es igual a "no hacer nada". Es hacer algo que dignifica al ser humano y que tiene un valor terapéutico incalculable. Estas acciones son aliviar, consolar, cuidar, apoyar, informar, acompañar y ayudar a la familia.

Les dejo con este video de nueve minutos donde se nos explica desde el otro lado de la cama del enfermo la experiencia de una enfermera de Cuidados Paliativos desde su doble condición de enfermera e hija de un paciente oncológico. Reconozco que me he sentido profundamente identificada en muchas de las cosas que ella expresa, pues entiendo lo tremendamente importante que es despedirse bien de un ser querido. Entiendo también (porque lo he vivido en mis carnes) la impotencia y rabia contenida en esos momentos en los que no entiendes que se haya perdido el sentido humano de nuestra profesión. Lloras desconsoladamente por no poder cumplir con las últimas voluntades expresadas por el paciente de "dejarle marchar en paz". No se trata de juzgar, se trata de pensar más en para qué hacemos lo que hacemos y recuperar valores éticos universales. La compasión es uno de esos valores. Estamos sedientos de dar sentido y sensibilidad al, a veces frío, trabajo diario hospitalario.  




lunes, 20 de abril de 2015

El lenguaje bélico en el cáncer



Me gusta mimar las palabras, acariciarlas y buscar el sentido de lo que quieres decir. Me gusta cuidar de la ortografía, la puntuación y el estilo del lenguaje. Sé que voy contracorriente en un mundo donde prima la inmediatez, el mensaje corto, la lectura rápida y el consumo práctico y minimalista de las palabras. Los que me conocen ya saben que me siento más cómoda en el lenguaje pausado y reflexivo del blog que en muchos de los mensajes breves de otros medios digitales. No siempre es fácil encontrar la palabra adecuada, en el momento y en el lugar adecuados. Entre lo que pienso, lo que quiero decir, lo que creo decir, lo que verdaderamente digo y lo que el lector quiere leer, lo que lee, lo que cree entender, lo que quiere entender y lo que finalmente entiende, es un largo camino entre el emisor y el receptor, donde fácilmente el mensaje puede ser interpretado de mil formas diferentes. 

El lenguaje verbal o escrito es una característica específica del ser humano que nos puede encumbrar a la gloria o por el contrario nos puede sucumbir a la miseria. Las palabras ejercen sobre nosotros un importante poder, empezando por cómo nos hablamos a nosotros mismos o cómo decimos frases hechas sin pensar a los demás. También tienen matices, sonoridades y colores diferentes. Es por ello existen los sinónimos, palabras que quieren decir cosas semejantes pero no son exactamente iguales. 

Deberíamos ser más cuidadosos con nuestras palabras, pues pueden resultar ser más dañinas que una simple bofetada. Como si de una prescripción médica se tratara, deberíamos cuidar su posología, su modo de administración, sus contraindicaciones, sus efectos secundarios, sus interacciones y su potencial sobredosificación. Sería bueno leer el "prospecto" de muchas de ellas (me refiero a mirar su significado real en el diccionario. Es un buen ejercicio). Como dice mi buen amigo Fernando Álvarez "Verifiquemos que nuestras palabras tienen un fin positivo, de unión, no de desunión".

Al hablar de cáncer es habitual utilizar un lenguaje bélico. De hecho GEPAC (Grupo Español de Pacientes con Cáncer) propuso ya en 2013 un decálogo para el buen tratamiento informativo del Cáncer. Entre sus propuestas se encontraba prescindir del lenguaje bélico: "luchar contra el cáncer", "ganar la batalla", "ser valiente", "pelear por el cáncer". Pueden sonar "normales", pero no lo son, pues tienen grandes repercusiones sobre los enfermos y sus familiares, especialmente en aquellos que no logran el objetivo deseado de curarse. En su lugar proponen expresiones como "tener cáncer", "convivir con el cáncer", "ser un paciente de cáncer", "ser un paciente oncológico" o "ser un superviviente de cáncer". El enfermo no es su enfermedad, es una persona que vive con ella.  

El cáncer no es una guerra. Es un conjunto de enfermedades extremadamente complejo y variado, en la que los médicos y otros profesionales del ámbito sanitario vamos conociendo cada día un poquito más a medida que la investigación avanza. Hay motivos sin duda para la esperanza, pues si miramos atrás y vemos el camino recorrido en los últimos años, nos percatamos de muchos cambios positivos. Queda mucho por hacer todavía. Por eso nuestro lenguaje ha de ser constructivo. 

El cáncer tampoco es una metáfora. Le hacemos un flaco favor a la enfermedad cuando la palabra se integra en nuestro lenguaje como una puñalada insalvable, como por ejemplo: "la droga es el cáncer de la sociedad", pues la connotación y el estigma que ejerce la palabra "cáncer" sobre nosotros y especialmente sobre los pacientes es brutal. Y lo mismo ocurre con los eufemismos o los rodeos para hablar de ella como penosa y larga enfermedad, o decir con demasiada frecuencia que se sufre o se padece un cáncer. 

Cuidemos nuestro rico vocabulario, cuidemos su tono, su claridad, su contexto, sus matices y sus peculiaridades. Hagamos del lenguaje diario un instrumento sonoro y bien afinado, que sea capaz de transmitir sensaciones agradables, que genere luz en nuestras sombras, que sea inteligible, delicado, que guste olerlo y si en algún momento consigue cambiar aunque sea levemente la actitud del otro, que ésta sea siempre a mejor. 

Video: "Palabras" de Amaia Montero   





jueves, 16 de abril de 2015

Videoterapia



Hace unos días, concretamente los días 10, 11 y 12 de Abril tuvo lugar el XI Congreso de ANIS (Asociación Nacional de Informadores de la Salud) en Oviedo, ubicado en el archiconocido Instituto Fernández Vega,  bajo el lema "Escanciando Salud". Pude seguirlo en "streaming" desde casa pues estaba particularmente interesada en ver en directo a mi amigo y compañero Radiofísico del IMOMA, Manuel Vilches (@ManuelVilches2). Con él he compartido interesantes tertulias y debates sobre diferentes aspectos comunes de nuestras especialidades en Twitter, en este blog y en el blog "Desayuno con fotones" de la que es coeditor junto los radiofísicos Naia Pereda y Gaspar Sánchez. Él, además de ser un referente profesional, es un gran comunicador. Tener la oportunidad de verle en directo a través de la pantalla de mi ordenador me hizo una especial ilusión. 

Tras una introducción, Manuel nos habló de un video animado llamado "¡Perfecto!" En él puede verse el bucólico paisaje asturiano, una reproducción en dibujos de la impresionante arquitectura del centro IMOMA y sus instalaciones, para dar paso a una enternecedora historia contada en primera persona por un niño oncológico llamado "Pablito". A partir de aquí, todos los personajes son magistralmente reales: los técnicos que preparan y administran el tratamiento a Pablito, la doctora en la consulta, la enfermera que le pregunta por sus cosas e incluye al radiofísico con Manuel Vilches en formato animado. En el video se explica con claridad el procedimiento completo del tratamiento radioterápico. El guión textual y visual es de los componentes del IMOMA y el proceso de dibujo y producción fue realizado por "Tabú Comunicación". Un trabajo espléndido, mimado al detalle, hecho con mucho cariño y que según palabras del propio Manuel cargado de emoción el día de su estreno.  

Quiero felicitarles a todos por su trabajo, pues no es fácil explicar una especialidad tan compleja y aparentemente oscura como la nuestra. Gracias por aportar tanto color y calor. Estábamos necesitados de ello. 

Les dejo con el video....





Pero, no se queda aquí el "post", pues el fin de semana pasado me dejó otras "joyas" en formato de video difundidos en las redes sociales de la mano de mi compañero el Dr Joaquín J Cabrera (@JoaquinJCabrera) oncólogo radioterapeuta del Hospital Infanta Cristina de Badajoz.

El primero se titula "Radiotherapy" y en él se utilizan diferentes figuras de "playmobil" para escenificar el proceso de la radioterapia con los diferentes personajes sacados de "El Señor de los Anillos":
  • El paciente, Mr Legolas es ese soldado vikingo con cara amable, pelo rubio y dos coletas
  • El médico con formato de "Galdalf" del Señor de los Anillos y que parece un Dios. 
  • El "radiographer" (Técnico de radioterapia) aparece atractivo, con su barba de dos días, ojos azules, pelo largo y cara seria que parece ser "Aragom"
  • El "physicist" (Radiofísico) de facciones marcadas, pelo largo y cara de "pocos amigos" que podría ser "Elrond"
También puede verse en miniatura una reproducción del TAC simulador y del acelerador lineal. El video es simpático, divertido y lleno de toques de humor: los tatuajes al paciente, los "tés o cafés" que se toman los radiofísicos o el aspecto "divino" del doctor. Está realizado con técnica de "stop motion", lo cual tiene su mérito a la hora de la realización del video. Ideal para sonreir un buen rato y entender desde un punto de vista un cierto cómico, pero certero lo que es el proceso de radioterapia.

Les dejo con el video...




Por último, vamos a ver un video que reproduce a un acelerador lineal con piezas de LEGO todas las técnicas actuales de radioterapia y una avanzadilla de las futuras técnicas que están todavía en fase de estudio. Resulta curioso por lo visual, lo sencillo y lo cuidado hasta el más mínimo detalle. Es otra "joya" de ingeniería llevada a cabo por el matemático holandés Sebastiaan Breedveld. Es un auténtico placer verlo por lo bien hecho que está. Juzguen ustedes mismos. 

Les dejo con esta tercera entrega de "videoterapia". Espero que lo disfruten tanto como yo. 



lunes, 13 de abril de 2015

Cineterapia oncológica: Cáncer: El Emperador de todos los males. EEUU.2015. Barak Goodman


"Cáncer: El Emperador de todos los males" (Cancer: The Emperor of all Maladies, en inglés) es una película-documental estrenada el pasado 30 de Marzo de 2015 y dirigida por Barak Goodman, basada en el libro ganador del Premio Pulitzer por el oncólogo Siddhartha Mukherjee. En el largometraje se cuenta la historia completa del cáncer, desde su primera descripción en un pergamino antiguo Egipto a los laboratorios relucientes de las instituciones de investigación modernas. Es un trabajo de gran envergadura de 6 horas de duración total, en el que la película entreteje una narración histórica con historias íntimas sobre pacientes contemporáneos y una investigación sobre los últimos avances científicos que pueden traernos, por fin, al borde de la curación duradera.

El documental coincide con la escala épica de la enfermedad, la remodelación de la forma en que el público ve el cáncer, quitando un poco el miedo y la incomprensión que siempre le ha rodeado. La historia de cáncer es una historia sobre el ingenio humano, la resistencia y la perseverancia, pero también de la arrogancia, del paternalismo y de la percepción errónea de las cosas. "Cáncer: El Emperador de todos los males" examina el cáncer con la precisión de un biólogo celular, la perspectiva de un historiador y la pasión de un biógrafo. La serie teje hábilmente tres películas diferentes en una: un documental de historia fascinante, un "storytelling" íntimo y certero y un informe científico sobre su investigación. 



Una bomba de cobalto de 1955 en París (Foto de Serge Berton Getty)

Los orígenes del proyecto se remontan a cuando Stand Up To Cancer y su fundadora Laura Ziskin obtuvo los derechos cinematográficos del libro del Dr. Mukherjee en 2010. Al mismo tiempo, el presidente y CEO WETA Sharon Percy Rockefeller leen el libro del Dr. Mukherjee durante su tratamiento para el cáncer en el Centro Integral Johns Hopkins en Baltimore. Poco después, Rockefeller conectó con Burns y Ziskin a principios de 2011 y la planificación para el documental comenzó rápidamente.  
El Dr Siddhartha Mukherjee, autor del libro homónimo
Cuando leí el trabajo increíble de Sid y lo conocí, yo sabía que él y Ken podrían crear una película que informara y nos inspira. Con "Stand Up to Cancer" y otras organizaciones clave como los partidarios del proyecto y el aprovechamiento de los recursos, el alcance y el poder de todo el sistema de radiodifusión pública, vamos a reformar profundamente la comprensión y la percepción de cáncer de los estadounidenses. Por supuesto, estoy honrado de tener una oportunidad de trabajar con cineastas tan consumados y con socios tan inspiradores, señaló el Dr. Mukherjee. 
"Cáncer: El Emperador de todos los males", surgió de mi experiencia como médico oncólogo para tratar de navegar y entender esta enfermedad histórica. El tratamiento del cáncer es uno de los desafíos humanos más significativos al que nos hemos enfrentado. Pero ahora, por primera vez, estamos en un momento extraordinario en la historia de la investigación del cáncer porque por fin estamos empezando a entender qué causa el cáncer a nivel celular o molecular, o genético de una manera que no sabíamos diez o incluso cinco años años atrás. Este proyecto ofrecerá al público una visión más clara de dónde estamos en este viaje extraordinario.
Yo estaba asustado y lleno de júbilo por el libro de Sid y emocionado por la sugerencia de Sharon, así que colaboramos para convertir este notable logro en una película. Barak Goodman, quien además de dirigir la película sirve como el productor de la serie, observó:" Esta es una historia tan rica, histórica y aún trágica que nos desafía como cineastas todos los días. Pero también es un momento de gran optimismo de que por fin podemos estar dando vuelta a las tablas en esta enfermedad. Quiero que la gente venga de lejos a ver nuestra película con menos miedo y con más esperanza sobre el futuro del cáncer. 
Aplaudimos la visión de Sharon para este proyecto y sabemos que reúne a las fuerzas creativas del Dr. Siddhartha Mukherjee, Ken Burns y Barak Goodman se resulta en una película de gran alcance ", dijo Paula A. Kerger, presidenta y directora ejecutiva de PBS. "Al aprovechar el poder de las estaciones de PBS, Stand Up To Cancer y otros asociados, esta iniciativa de amplio alcance creará un diálogo importante acerca de esta terrible enfermedad. Este es precisamente el tipo de contenido de la consecuencia que es el sello de los medios públicos ".


Barak Goodman, Siddhartha Mukherjee y Ken Burns

El documental cuenta con varios clips o apartados:

¿Qué es el cáncer ?
Todos llevamos las células que tienen el potencial de convertirse en cancerosas, pero ¿cuál es el misterio que hace que algunos de nosotros desarrollemos cáncer y otros no? ¿Es el medio ambiente? ¿Es genético? ¿Qué es el cáncer exactamente? Estos clips del documental ayudan a explicar el cáncer y sus causas, el tratamiento y el futuro del tratamiento del cáncer. Es interesante ver los materiales de apoyo, las preguntas de pre-visualización, las preguntas de discusión, el vocabulario y los recursos adicionales.

El Método Científico: 
La historia de la investigación del cáncer ha demostrado cómo los científicos han utilizado los pasos básicos del método científico para hacer nuevos descubrimientos y avances en la comprensión del cáncer, tratamiento del cáncer y la curación del cáncer.

Tabaco, Publicidad, y el cáncer: actividades de educación mediática 
Los medios pueden ser una fuerza poderosa en la conformación de las percepciones acerca de los productos y de nuestros propios hábitos de consumo. Durante la primera mitad del siglo 20, la publicidad de cigarrillos era omnipresente y el uso de ella era alta.

Mujeres en la Ciencia:
Las mujeres han jugado un papel central en la investigación y tratamiento del cáncer. Explore las historias de Dr. Suzanne Cole, una médico especializada en cáncer, la Dra. Mary-Claire King, quien descubrió la mutación genética que causa el cáncer de mama, y la doctora Lori Wilson, una cirujana oncológica  oncólogo que se diagnosticó de cáncer de mama a sí misma.

Marie Curie en su laboratorio

Esta es una foto curiosa de una antigua bomba de Cobalto de los años 50 extraída del propio documental.

Y en contraposición esta es una foto más actual de un acelerador lineal, también extraída del mismo documental


Les dejo con el tráiler de "Cáncer: El emperador de todos los males". Un documento visual que seguro nos servirá a todos de referencia en Oncología. 




miércoles, 8 de abril de 2015

Mamá va a radioterapia



Los niños siempre nos sorprenden y nos dan auténticas lecciones de vida a los adultos en situaciones difíciles. Ellos, con su imaginación y fantasía sin límites, son capaces de ver el mundo con un prisma muy diferente al de los adultos y si intervenimos correctamente pueden vivirlo incluso de forma constructiva. La clave está en hablar de la enfermedad de forma adecuada a la edad del niño, diciendo la verdad y con un lenguaje sencillo. Se debe asimismo escuchar, comprender y respetar los sentimientos de cada niño. Los adultos tampoco debemos ocultar nuestros sentimientos y estos deben ser canalizados con el apoyo de otros adultos cercanos al niño. Conviene asimismo construir en la medida de lo posible buenos momentos que faciliten sobrellevar la adversidad que supone atravesar un cáncer.

La mamá protagonista de este post y de esta historia, nos hizo al Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital Universitario de Burgos un regalo "especial", pidiéndole a sus hijos de diferentes edades, que nos hicieran un dibujo acerca del tratamiento con radioterapia que estaba recibiendo su mamá.  Es cierto que pone Radiología en lugar de Radioterapia, pues es fácil que los adultos confundan ambas especialidades médicas (espero que un día no muy lejano dejen de confundirnos). En el primer dibujo, se ve claramente un acelerador lineal pintado de amarillo y se dibuja con todo lujo de detalles al personal que de forma diaria trata a los pacientes: los técnicos de radioterapia y las enfermeras. El colorido y la expresión del personal son llamativos. La paciente (su mamá) aparece tumbada en la camilla sonriente, con un largo camisón y en actitud satisfecha. 


En este segundo dibujo (una niña de 4 años) se hace hincapié en el personal técnico, identificándolos incluso con su nombre en la parte superior y llenando de colores y exuberantes melenas a los protagonistas. 


En el tercero se dibuja un curioso y estrellado acelerador lineal de "corazones" que se colocan armoniosamente alrededor del propio acelerador y rodeando en este caso a la paciente y a todo el búnker. Una versión muy onírica pero deliciosa del cariño que perciben los niños. Actualmente tenemos estos tres dibujos en la zona de control de los aceleradores lineales, obligándonos al personal a sonreir cada vez que nos acercamos a verlos. Son preciosos ¿verdad?

Les dejo con este simpático video animado como si fuera dibujado a mano alzada por un niño, que explica de una forma sencilla qué es la Radioterapia. Espero que les guste.




lunes, 6 de abril de 2015

La Travesía





"La Travesía" es un documental realizado por la Fundació Josep Laporte y AEAL, Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia.

Este documental se realizó durante el transcurso de un crucero por el mar Adriático, que tuvo lugar en mayo de 2010, organizado por AEAL para pacientes con cáncer y sus familiares. El documental se ha estructurado en cinco puertos, abarcando la idea del médico y paciente Albert Jovell que metafóricamente desarrolló un itinerario de navegación para pacientes con cáncer. En el filme se recogen diversos testimonios en primera persona, desde el propio Albert, a familiares y pacientes que vivieron ese crucero tan especial y lleno de significado. 

Cada puerto en el que fue atracando el barco se corresponde con una fase de la enfermedad. La estética y la fotografía del documental están perfectamente cuidadas, al igual que la música al solo de un piano junto al sonido apacible de las olas del mar como marco de la banda sonora. En el itinerario por el que nos lleva, se observa junto a los testimonios, gestos cargados de simbología y esperanza. 

"La Travesía" narra de un modo sereno y emotivo a la vez, cómo los protagonistas de este especial crucero han vivido y superado cada una de estas etapas: el diagnóstico, la aceptación de la enfermedad, el tratamiento, la vuelta a la normalidad y la experiencia de la supervivencia.

GEPAC organiza anualmente una edición de este especial crucero donde los pacientes con cáncer viajan juntos y en el que se apuesta por "tirar los miedos al mar". En el viaje se comparten vivencias y experiencias con otros pacientes y sus familiares. Se trasladan asimismo las dudas a los profesionales que les acompañan. En el viaje hay actividades formativas llevadas a cabo por médicos, psicólogos y enfermeras. Las actividades tienen un tono informal, pero ofreciendo siempre las mejores fuentes de información, para acercar posturas y resolver dudas entre pacientes y profesionales sanitarios. Se favorece asimismo un entorno lúdico y relajado para favorecer la adaptación emocional del proceso de cada uno de los participantes en el crucero. 

Escuchar en gran parte del documental las sabias palabras de la mano de Albert Jovell sin duda conmueve y obliga al espectador a reflexionar de forma sosegada y positiva. Con su permiso póstumo, me he propuesto seguir la estela que Albert dejó en ese inmenso mar para mantener esa Medicina Basada en el Humanismo o Afectividad que él siempre promulgaba. Espero que disfruten de ver y escuchar este precioso y magnífico reportaje. 



La Travesía - Itinerario de navegación del paciente con cáncer from GEPAC on Vimeo.

miércoles, 1 de abril de 2015

Mensaje de impacto en el metro



Este mensaje de un metro sueco ha dado la vuelta al mundo. A simple vista es un anuncio al aire libre, inteligente, transgresor, utilizando un poco de tecnología vanguardista para trascender los límites de lo imaginable e impactar o concienciar al que lo ve. 

Una marca farmacéutica equipa los anuncios de las plataformas del suburbano de Estocolmo con sensores ultrasónicos que disciernen cuando se acerca uno de sus trenes. El anuncio que van a ver muestra a una modelo de exuberante melena que en el momento de llegar el metro a la estación se le revuelve el cabello y ella lucha por mantenerlo en su lugar. 

El video muestra todo el proceso de instalación de este anuncio interactivo y sorprendente. La compañía farmacéutica promueve una línea de cosmética capilar con el lema: "Haz que tu pelo cobre vida". Un cartel aparentemente inocuo en un metro de Estocolmo que demuestra la sorpresa de los viajeros, cuando la modelo protagonista del anuncio reacciona a la llegada de los trenes, con su pelo soplando alrededor por el viento generado.

Mientras los pasajeros del andén se quedan absortos con el anuncio, la modelo de pelo rubio que se sienta gratamente sonriendo y ocasionalmente parpadeando a los viajeros reacciona pronto, y se ve como su pelo voluminoso comienza a soplar en toda su cara. Los que están en la estación parecen apreciar esta diversión inesperada como una agradable fantasía fácil de identificar. 

Tras un tiempo de diversión acontece algo inesperado. Aparece otra nueva modelo con similares características a la anterior. De repente, la modelo pierde por completo su cabellera y deja al descubierto su desnuda cabeza. Se trata de Linn, una atractiva joven sueca de 14 años afecta de cáncer. La Fundación Sueca contra el Cáncer Infantil, adaptó y aprovechó la campaña del champú para crear una versión propia y mostrar la realidad a la que se enfrentan todos los días estos niños y jóvenes pacientes. Las imágenes de Linn mirando a través del cartel, sin pelo y parpadeando llaman la atención dejando a los viajeros perplejos como puede verse en el video. "Cada día, un niño es diagnosticado de cáncer en el mundo" reza el cartel. Los pasajeros pasan de la diversión a la conmoción en instantes, quedándose muy pensativos. 

El anuncio responde a la necesidad de recoger fondos para la necesaria investigación del Cáncer Infantil, pues su infrecuencia hace que se encuentre muchas veces huérfana de financiación. 

Muchas personas han preguntado incluso por la música de este anuncio. Está compuesto especialmente para el mismo y es de gran belleza sinfónica. El compositor se llama Bjorn Baummann y este Tema de Linn puede encontrarse en Spotify.