miércoles, 31 de julio de 2013

Lágrimas de papel



Los médicos por el simple hecho de serlo estamos siempre en contacto con el sufrimiento humano. A través de los enfermos deshilamos historias que a veces se antojan desgarradoras y en las que la palabra se queda muda pues no encuentra una buena respuesta a tanto dolor. Este sufrimiento es en ocasiones físico, en otras psíquico y ambos pueden desdibujarse o complementarse. Hay un sufrimiento que conduce al arrojo, a la fortaleza, al instinto humano más profundo por sobrevivir que hace grande a su poseedor cuando lo vive y lo supera. Hay otras veces en la que el sufrimiento parece no conducir a nada, sólo a producir una profunda amargura y una sensación de que tu vida es más canina que humana. Es difícil dar sentido a las profundas experiencias de sufrimiento y sobretodo resulta muy difícil describirlo con palabras. Acompañar al que sufre es a veces la única herramienta posible y no debemos subestimarla nunca.

"Lágrimas de papel" es un libro escrito en 2009 por el Dr Jose Antonio Trujillo (@Joseatrujillo), conocido ya en una entrada anterior en la que hacía referencia a la Medicina con Alma. Este libro de difícil clasificación según su autor, bien podría describirse como un ensayo sobre el sufrimiento a través de tres grandes figuras de la Literatura: Francisco Umbral, Sándor Márai y C.S Lewis. Trujillo coge la pluma cual bisturí y procede a hacer una disección literaria y humana de los tres personajes acercándonos a esos seres increíbles desde su yo más doliente, sintiéndolos en su fragilidad y en su vulnerabilidad, en sus porqués, en sus admirables y dignas biografías, en sus respectivas  formas de vivir, de entender  y de describir emociones a flor de piel. El cáncer también se cuela en algunas de estas historias, en tiempos en que su cara amable no parecía querer hacer acto de presencia. Es un libro francamente recomendable para todo aquel que quiera profundizar o desenmarañar un sentimiento tan complejo y sobretodo tan tremenda y característicamente humano. No ha sido un libro de gran repercusión mediática. Por eso quiero hacerlo despertar de su letargo y me parece apropiado hacerlo visible a los lectores a través del blog.

Este es un libro de aquellos que se hacen querer, no sólo porque se vislumbre el profundo cariño y admiración que el autor tiene sobre estos tres gigantes de la literatura, sino porque supone el principio y las bases de un ambicioso proyecto de Medicina Basada en el Humanismo. Confío por el bien de todos (médicos y pacientes) que cuaje y sea todo un éxito en nuestro país y fuera de nuestras fronteras. Porque cultivar el Humanismo en Medicina nunca está de más. Nos enriquece y nos ennoblece.

Quiero desde aquí dar las gracias a su autor por escribir esta obra y felicitarle por el magnífico trabajo realizado en él.

martes, 30 de julio de 2013

Ese tren...que es la vida



Como dice Paulo Coelho, las lágrimas son palabras que necesitan ser escritas. Esas lágrimas de entonces van a adquirir forma de escritura hoy. Hace ya la friolera de 20 años, que en mi "storytelling" se produjo un renacimiento en un 30 de Julio. Fue tras un aparatoso accidente de tráfico cuando mi familia y yo nos dirigíamos desde Barcelona a una boda de un amigo en Madrid. Sucedió en la autovía a la altura de un pueblo soriano conocido como Arcos de Jalón. Todo ocurrió demasiado deprisa. Yo estaba dormida colocada detrás del conductor. Sólo recuerdo que sentí un fuerte golpe y al segundo siguiente tuve la sensación de salir despedida del coche. Me quedé finalmente atrapada en el coche y arrastrada por su inercia. Pronto se acercaron unos trabajadores del MOPU a auxiliarnos. Nos ayudaron a salir, levantaron el coche y salí estrepitosamente. No tuve afortunadamente, lesiones graves, tampoco mi familia. En aquel instante parecía estar anestesiada, pues no sentía dolor. Éste sobrevino más tarde. Tras un tiempo que se me hizo infinito, vino una ambulancia y nos trasladó al Hospital de Soria. Ese camino se me hizo eterno también. permanecimos en Soria tres días y finalmente volvimos a casa. Tanto la gente anónima que nos auxilió en aquel instante como los sorianos tuvieron un comportamiento ejemplar que no olvidaré jamás. Lo primero que sentí fue una gran sensación de irrealidad, de estar viviendo una película. Eso no me podía estar pasando a mi. Estaba confusa, y me preocupaba quizás más la suerte de los demás. Esa película se repitió en sueños mil veces, con una angustia inusitada. Me formulé miles de preguntas y me replanteé otras tantas. El dolor físico acabó un día por irse. El dolor psíquico tardó un poquito más, pero me recuperé. Con el tiempo no he olvidado este hecho y mi hermana y yo incluso nos felicitamos como si fuera nuestro cumpleaños. La vida me dió una segunda oportunidad, por fortuna, que espero haber aprovechado. Con la experiencia que he vivido a través de mis pacientes y con la mía propia he aprendido a valorar las cosas pequeñas y me propongo vivir el presente saboreándolo incluso en los momentos más complicados.

Estos días atrás nos hemos estremecido y conmovido. Hemos vivido un sentimiento de profunda tristeza por la tragedia sucedida en un tren Alvia a tan sólo 4 km de Santiago de Compostela. Hemos sentido el llanto de quebranto de muchas familias. Historias rotas e inacabadas. El sinsentido. Muchas preguntas sin respuesta. Mucho dolor inconsolable. Sólo nos queda honrar la memoria de los que ya no están. También hay algunas historias con final feliz que sin duda recordarán el 24 de Julio como una fecha en la que nacieron por segunda vez y que la vida les brindó una segunda oportunidad como me sucedió a mi. El ejemplo de solidaridad del pueblo gallego ha sido digno de mención. En otras tragedias colectivas y similares vividas antaño se repite desgraciadamente el argumento descrito.

La vida es un poco ese tren en el que todos viajamos. Un tren que nos lleva al mismo destino. Algunos viajeros se apearán antes de tiempo o simplemente nos han adelantado para un encuentro futuro más o menos lejano. Imagino a ese tren cargado de oportunidades, de ilusiones, de proyectos posiblemente inacabados a la espera de que alguno de nosotros siga el testigo de los que se han ido.











lunes, 29 de julio de 2013

Cineterapia oncológica: Tierras de penumbra.(Shadowlands) Reino Unido. Richard Attenborough. 1993


"Tierras de penumbra" es un largometraje británico dirigido por Richard Attenborough en 1993, de corte muy elegante y cuidado que le valió dos Premios BAFTA y dos nominaciones a los Oscar, así como otros importantes galardones y nominaciones. Ambientada en los años 50, narra parte de la biografía real de  C.S. Lewis, encarnado en el actor Anthony Hopkins, profesor de literatura en Oxford y un reputado escritor (conocido en España especialmente por ser el autor de la que luego trascendería en formato de película, Crónicas de Narnia). Él es un hombre soltero que vive con su hermano de forma casi monacal, totalmente desconectado de la realidad, encerrado en el mundo de la enseñanza y de los libros. Un día irrumpe en su vida una espontánea Joy Gresham encarnada por Debra Winger, una poetisa estadounidense divorciada y gran admiradora suya, que está de viaje por Inglaterra con su hijo Douglas y que desea fervientemente conocerlo en persona.

C.S. Lewis coge un tren tardío. Tras un tiempo de relación epistolar y con la vuelta de Joy a Londres contrae un matrimonio de conveniencia para que pueda ella obtener la nacionalidad británica. Se entabla una curiosa relación platónica por el contraste entre la personalidad de ambos. Ella es diagnosticada de un cáncer óseo que hace temer por su vida de forma inminente. Nace entonces una conmovedora de amor con mayúsculas que el propio autor en su día describió en su libro  "Una pena en observación". C.S. Lewis decide entonces casarse en una ceremonia religiosa prácticamente "in articulo mortis". Sin embargo, Joy mejora de forma inesperada gracias a la aplicación de un tratamiento con radioterapia, con curiosas imágenes sobre la especialidad naciente en aquel entonces y les concede un tiempo de felicidad que aprovechan en forma de un viaje a Irlanda.

Anthony Hopkins, sin ninguna duda, nos deleita con una clase magistral de interpretación sobre el dolor y el sufrimiento que queda grabada en la retina del espectador hasta mucho después de acabada la película. Hay altas dosis de emotividad, pero no deja regusto amargo, sino que nos regala ante todo el ejemplo de un gran ser humano y escritor. No dejen de verla.

"El dolor de hoy es parte de la felicidad de ayer" C.S.Lewis




viernes, 26 de julio de 2013

Sala de espera

Ya saben el dicho del que espera, desespera. Hoy me he encontrado con una situación que me ha dado qué pensar. A menudo, los profesionales sanitarios estamos muy focalizados en nuestros quehaceres y no prestamos la suficiente atención de lo que ocurre a nuestro alrededor y muy cerca de nosotros. En concreto me voy a referir a las situaciones, muchas veces kafkianas, que se producen en la sala de espera de los pacientes que aguardan pacientemente su turno (o no, pues de todo hay en la viña del señor) para que les apliquen la correspondiente sesión de radioterapia.

Pero antes de explicar esas situaciones cotidianas y quiero pensar que inconscientes, voy a tratar de recordar cómo trabajamos en un Servicio de Oncología Radioterápica. Podemos repasar los "post" anteriores del proceso: la primera consulta, la simulación, la planificación y la verificación y puesta en marcha del tratamiento.

Habitualmente los pacientes que reciben un tratamiento de irradiación radical tienen que acudir a múltiples sesiones de tratamiento diario de lunes a viernes que suelen durar de media unos 15 minutos. Cada mañana al arrancar el acelerador, se deben realizar unas calibraciones y verificaciones para asegurarnos de que todo funciona correctamente y debe ser supervisado por un Radiofísico. El día del inicio de tratamiento puede ser un poco más largo pues se comprueba que lo planificado se puede reproducir fielmente, se realizan pruebas de imagen de verificación y si todo está bien se da el visto bueno y se procede a proseguir con el tratamiento. A veces, se producen pequeños errores corregibles que nos obligan a dedicar más tiempo a ese paciente, o puede ocurrir que por las características del paciente o de su tratamiento sea necesaria la presencia física del radioterapeuta que puede estar ocupado en otras funciones importantes. Otras veces el acelerador lineal puede sufrir una avería menor o mayor que debe subsanarse por los profesionales correspondientes, pues son máquinas altamente sofisticadas y con múltiples mecanismos de seguridad, siendo muy susceptibles de precisar paradas técnicas. A todo esto hay que sumar que hay pacientes que reciben quimioterapia concomitante, es decir, a la vez que la radioterapia y deben acudir a ponérsela en un Servicio de Oncología Médica que está alejado. La gran mayoría de los pacientes acuden a tratamiento de forma ambulatoria a través de ambulancias colectivas que recogen a varios pacientes que viven en zonas rurales próximas.

Todo esto viene a colación por las reiteradas quejas de los pacientes en cuanto a los tiempos de espera. A todos nos gustaría que llegase el paciente, le aplicásemos el tratamiento y no tuviera que esperar es la sala de espera demasiado. Esta es la situación ideal, pero hemos de ser comprensivos y entender que hay muchas variables que hacen imposible contentar a todos. Se respeta un orden de programación, pero cualquier contratiempo de los anteriormente aquí expuestos puede alargar ese tiempo de espera. Hay que sumar además la fuerte presión asistencial a la que nos encontramos crónicamente sometidos.

La sala de espera debería ser un espacio de espera tranquila y porque no, provechosa. Los pacientes y acompañantes deben ser cuidadosos con sus comentarios, especialmente en lo que respecta a una enfermedad tan sensible como el cáncer. Se puede hacer mucho daño (imagino que sin querer) con el lenguaje empleado. Cada paciente es un mundo. Cada cáncer es diferente. Cada experiencia es individual. La transferencia de información es una opción personal. No valen las comparaciones, tampoco los comentarios poco constructivos. En una sala de espera hay multitud de vivencias y cada paciente tiene una forma de afrontar su enfermedad. Algunos necesitarán hablar de ella, otras preferirán mantenerse en silencio. Respetemos por favor a todos y cada uno de ellos. Tomemos conciencia de lo que vamos a decir y la repercusión que puede tener en el otro. Siempre se puede sonreir con complicidad, hablar del tiempo que hace o de temas intrascendentes antes de meter la pata con comentarios dolientes y que no aportan absolutamente nada.

Igual esta reflexión puede servir para adecuar nuestras frías salas de espera, hacerlas más acogedoras, al igual que ya se ve en las salas de espera pediátricas donde hay pequeños parques o pupitres para dibujar. Podríamos convertirlas en un espacio de ocio para la lectura,  no sólo de revistas del corazón y dominicales retrasados, sino también por qué no de libros, música, televisión, wi fi, café, etc. Lo importante es que el ambiente sea propicio para que esa sala no produzca angustia o desasosiego, sino confort y bienestar.

Y ahora me atrevo a preguntar ¿qué echan de menos en las salas de espera, qué podríamos hacer para mejorarlas? Espero curiosa los comentarios. Les propongo una canción a modo de "hilo musical".



martes, 23 de julio de 2013

Recetas oncosaludables


Cada vez aparecen más artículos sobre la relación entre la dieta y el cáncer como en otros "post" hemos comentado. Cada vez son más los pacientes que demandan saber qué tipo de dieta deben realizar no sólo durante el tratamiento, que se adaptarán a cada caso y necesidades, sino también tras haber superado la enfermedad.

Se han postulado diferentes razones explicando esta relación entre dieta y cáncer. Los estudios sobre tipos de dietas, su relación con el cáncer y otras enfermedades son muy complejos, pues requieren de un rigor que es difícil de cumplir. Eso les diferencia mucho de los estudios con medicamentos. Existe además gran variabilidad individual en la forma de cómo asimilamos cada individuo los alimentos y también dependemos de los hábitos y costumbres de cada región o país donde vivamos.

Lo que si parece bastante claro es que nuestros genes humanos han cambiado relativamente poco desde la remota prehistoria hasta nuestros días. Sin embargo, nuestro estilo de vida ha cambiado de una forma espectacular y muy rápida en estos últimos años. Así pues, parece que este desfase nos ha pasado factura y hace que nuestra genética no haya tenido tiempo a reaccionar o evolucionar de la misma  forma. Nuestro cuerpo está ,por así decirlo,  "programado" para llevar una vida activa y tomar una dieta lo más rica y variada posible para que no nos falte ningún nutriente esencial y así poder funcionar correctamente.

Al hablar de dieta oncosaludable, probablemente encuentren grandes similitudes con la dieta cardiosaludable; pues muchos factores de riesgo cardiovascular como la diabetes o la obesidad son compartidos como factores de riesgo para algunos tumores.

Bajo estas premisas, la dieta a seguir más recomendable es la famosa y mil veces replicada, dieta mediterránea, ello sí aderezada con una actividad física moderada diaria, como por ejemplo caminar una hora al día a paso normal. La AECC (@aecc_es)  junto a la Fundación Alicia han creado en una serie de "recetas oncosaludables" para que ustedes puedan degustar y disfrutar.

La Fundación Alicia (@fundacioalicia) viene derivada de las palabras Ali-mentación y Cien-cia. Es un centro de investigación dedicado a la innovación tecnológica en cocina, a la mejora de los hábitos alimentarios y a la valoración del patrimonio agroalimentario y gastronómico. Un centro con vocación social y abierto a todo el mundo para promover la buena alimentación. Sin duda un gran proyecto.


lunes, 22 de julio de 2013

N.E.D. Una banda de rock muy especial



Estas tres letras N.E.D. procedentes de las siglas en inglés "No Evidence of Disease" (No Evidencia de Enfermedad) , corresponden a ese tipo de abreviaturas con las que los oncólogos deseamos siempre concluir el evolutivo de cada historia clínica y personal del paciente. Es en consecuencia nuestro objetivo más buscado, más ansiado y es el que pone un colofón sonriente tanto para el paciente como para el médico. 

Pero N.E.D. como símbolo y significado ha sido el nombre elegido por una banda de rock muy especial. Está constituida por seis médicos que esperan no encontrarse en un hospital. Son los ginecólogos oncológicos, encargados de las mujeres "guía" (y sus familias) a través de sus respectivos diagnósticos de cáncer.

La misión del grupo es la de mejorar el conocimiento sobre los cánceres ginecológicos y de llevar esperanza a través del ritmo musical a las mujeres sometidas a tratamiento.
La piedra angular de la misión de la NED es la educación y la sensibilización. Han lanzado dos álbumes de música original, que han recibido elogios de la crítica. Sus canciones están diseñadas para empoderar a las mujeres, darles esperanza y romper el silencio que rodea los cánceres ginecológicos. Bien podría decirse que se trata de musicoterapia. Los médicos creen firmemente que la música sana. De hecho, más de 250 artículos de revistas reportan hallazgos que investigan los efectos beneficiosos de la música sobre el dolor, la ansiedad o la depresión. En un estudio reciente en el  Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, los investigadores encontraron que los pacientes que recibieron terapia a través de la música mientras se someten a quimioterapia presentaron un 37% menos de trastornos derivados del estado de ánimo que otros pacientes y un 28% menos ansiedad. Otros estudios han demostrado que la música puede ayudar a los pacientes a hacer frente a enfermedades difíciles. N.E.D. se centra en el uso de la música para transmitir esa sensación de confort.

Con música original con influencias de U2, Foo Fighters, Rush y Weezer, N.E.D. espera aportar un enfoque fresco y alentador, simpatizando con lo que a menudo puede ser un momento muy oscuro.

Con sede en Nueva York Motema Music lanzó el primer CD, el 8 de septiembre de 2009 al coincidir con el Mes de Concienciación del Cáncer Ginecológico. Producto de la venta del CD y actuaciones en vivo son donados a la Fundación contra el Cáncer, con el apoyo de la Fundación del Cáncer Ginecológico, y cuya misión es educar al público sobre los cánceres ginecológicos y apoyar la investigación. En concreto, los fondos donados a GCF por N.E.D. apoyaron el nuevo Movimiento de Conciencia del Cáncer Ginecológico (GCAM) que sería lanzado en noviembre de 2009 en Washington, DC con el GCAM Inaugural Media Maratón, el 8 de noviembre de 2009.

N.E.D. está compuesto por:

John Boggess es la guitarra y voz. El Dr. Boggess es Profesor Asociado de Obstetricia y Ginecología y Director del Programa de Becas de la División de Oncología Ginecológica de la Universidad de la Facultad de Medicina de Carolina del Norte. Él es un experto en cirugía robótica en ginecología oncológica. El Dr. Boggess se licenció en la Facultad de Medicina de la Universidad de Oregon. La reproducción de conciertos con una banda en la facultad le ayudó a pagar el alquiler. Pero como el más joven de siete hermanos, aprendió a cantar en voz alta a la tierna edad de cinco años en un coro. El Dr. Boggess está casado y tiene dos hijos.

Joanie Hope es guitarra y vocalista. La Dra. Hope es miembro de la Sección de Oncología Ginecológica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York. Tiene un interés especial en las nuevas tecnologías para promover la detección temprana del cáncer. La Dra. Hope hizo su debut en la música en la entrega de telegramas de canto vestida de gorila para ayudar a pagar su matrícula en la Universidad de Stanford. Un detective privado local la reclutó para servir citaciones cantando e investigar diversos actos criminales y civiles. La Dra. Hope se trasladó a Nueva York para los nuevos espectáculos musicales, como en las plataformas del metro y en las salas de espera del hospital mientras asistía a la Facultad de Medicina
. Ella vive con su pareja y sus cuatro hijos.

Nimesh Nagarsheth es el batería y percusionista. El Dr. Nagarsheth está en la Facultad de Medicina del Centro Médico Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, en el Hospital de Englewood, Nueva Jersey. Se le considera un experto en cirugía laparoscópica avanzada y en la cirugía sin transfusión en oncología ginecológica. El Dr. Nagarsheth se graduó de la Escuela de Medicina Mount Sinai. Empezó a tocar la batería en primaria y estudió música en la universidad. Más recientemente, el Dr. Nagarsheth ha estado activo en la escena musical de New York City como "cover" de la revista Beatles/Rolling Stones, con "Come Together". El Dr. Nagarsheth es soltero y vive en la ciudad de Nueva York.

William "Rusty" Robinson, es el bajo y la armónica. El Dr. Robinson es el Director de Investigación Clínica en el Centro de Cáncer de Harrington en Amarillo, Texas. Él es también profesor en la Sección de
Salud y Oncología de la Mujer "Dorothy Jane Rush" en la Universidad Tecnológica del Centro de Ciencias de la Salud en Amarillo-Texas y Presidente del Comité de Cáncer en el Baptist / St. Anthony's Hospital. Él recibió su licenciatura en la Universidad de Tennessee en Memphis. El Dr. Robinson ha estado tocando la guitarra desde los 12 años, tocando a modo semi-profesional en grupos y bandas desde entonces. Está casado y tiene cuatro hijos.


John Soper, es el guitarrista. John es oriundo de Iowa, pero ahora ha formado hogar en Carolina del Norte. Él es el profesor de Obstetricia y Ginecología en la Universidad de la Facultad de Medicina
Hendricks de Carolina del Norte. El Dr. Soper es reconocido por su trabajo en la enfermedad trofoblástica gestacional y la cirugía pélvica reconstructiva. Se graduó en la Universidad de Iowa College of Medicine. El Dr. Soper viene de una familia de músicos, y tocaba el violín como un niño antes de cambiar a la guitarra y la mandolina. Él ayuda a ejecutar un pequeño campamento de la música en el verano y toca en un grupo de folk /swing. Está casado y tiene tres hijos.

Will Winter es también guitarrista. Will es un oncólogo en el Noroeste de Vancouver, en Washington y en Portland, Oregon. Hasta 2006, fue Director de la Junta de Tumores Ginecológicos, Profesor Adjunto del Departamento de Obstetricia y Ginecología, División de Oncología Ginecológica, Brooke Army Medical Center. Se graduó de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia. El Dr. Winter ha tocado la guitarra en bandas a lo largo de su vida. Está casado y tiene 2 hijos.


Al margen de esta curiosa historia de médicos convertidos en músicos, les he querido dejar con un interesante video de la Fundación para el Cáncer de la Mujer. Gracias a "Spark medios" se ha creado este video educativo que cuenta con los ginecólogos oncológicos integrados en la banda de rock N.E.D. y que habla sobre los cánceres ginecológicos. Los médicos y sus pacientes hablan de los síntomas que toda mujer debe saber y la importancia de la detección temprana. Una iniciativa magnífica y digna de mención.

viernes, 19 de julio de 2013

Píldoras de vida

Estamos habituados al acudir a la consulta de un médico explicar lo que nos pasa contestando a aquellas preguntas que él nos haga, nos explore y emita luego un posible diagnóstico. Tras el diagnóstico el proceso suele acabar con la prescripción médica de un fármaco. En muchas ocasiones sería bueno que en lugar de prescribir fármacos para algunas dolencias, especialmente del alma que también duele, prescribiéramos "píldoras de vida" en forma de un libro, una recomendación de estilo de vida, una película, un buen "post" o cualquier forma imaginable de comunicación creativa que nos permitiera dar pistas o herramientas al paciente para que encontrara él mismo la mejor forma de aliviar su mal. Reflexionar siempre es un recomendable ejercicio mental. Bien podría ser el punto de partida para entrar luego en acción y cambiar, mejorar o evolucionar.

Les invito pues a ver un video que me parece un buen ejemplo de "píldora de vida". Es una historia preciosa y emotiva de una verdadera "madre coraje" con un mensaje de fondo que nos plantea cuál es el verdadero significado de una vida digna. Digna de ser vivida a pesar de los contratiempos o una enfermedad como el cáncer. Una vida plena, sin artificios, sin lujos innecesarios. Una vida donde las cosas pequeñas y cotidianas cobran un verdadero sentido.  




jueves, 18 de julio de 2013

El pronóstico del cáncer

La palabra pronóstico en Medicina y concretamente en Oncología significa el juicio que establece un  médico a partir de una serie de signos, síntomas y factores de riesgo que permiten preveer cuál será el desarrollo de la enfermedad.

Hablar de pronóstico a un paciente oncológico y a su familia no es fácil para el médico. El pronóstico se establece en términos estadísticos y por lo tanto se trata de un promedio. Estamos pues en el terreno de las probabilidades, no de las certezas. Ello significa que no estamos ante una ciencia exacta. Existe un margen de error. Cuando se emite un pronóstico se habla del curso previsible que cada cáncer en concreto tiene. Existen muchas variables que pueden cambiar la previsión: el estado general, la edad, la tolerancia y cumplimiento de los tratamientos, etc. Hay por tanto incertidumbres que no podemos adivinar, tan sólo dar una aproximación.

Voy a poner un ejemplo muy gráfico para que me entiendan. Cada vez que cogemos el coche y conducimos tenemos una serie de probabilidades de tener un accidente. Si añadimos los factores de riesgo: lluvia, mal estado de la carretera, mala señalización, consumo de alcohol, distracciones, etc, vamos sumando puntos para que las probabilidades vayan aumentando (el pronóstico empeoraría). Eso es pura lógica. Sin embargo, la mayoría de nosotros no pensamos en esas probabilidades cada vez que cogemos el coche o dejamos de conducir por el riesgo que esta actividad pueda entrañar. Lo tomamos como un acto cotidiano y vivimos con el pensamiento de que eso no nos va a pasar a nosotros. Sabemos que no estamos exentos de tener un potencial accidente, pero no nos angustiamos habitualmente por ello. Así deberíamos funcionar al conocer un pronóstico, deberíamos administrarlo como una información más, estar preparados y luchar en la medida de nuestras posibilidades. No deberíamos angustiarnos. Lo maduro es aprender a asumirlo, reconociendo que es un camino psicológico a veces tremendamente difícil y que es posible que necesitemos en muchos momentos un apoyo.

¿Debemos pues dar pues siempre el pronóstico de su enfermedad a los pacientes? La respuesta es un si tanto si el pronóstico es bueno como si no lo es. Sin duda siempre habrá matices. El querer conocer o no el pronóstico de la enfermedad es una decisión muy personal de cada paciente que hay que respetar. La respuesta irá en función de lo que cada paciente quiera saber. La conspiración del silencio le deja en una posición de soledad y desconfianza nada recomendables. Se puede decir la verdad dejando siempre abierta la puerta a la esperanza. En muchos casos puede ser útil conocer el pronóstico para que el propio paciente pueda tomar decisiones sobre su futuro y sobre sus tratamientos. El paciente sabe así ante lo que lucha y encuentra en muchas ocasiones sus propios recursos para afrontar la enfermedad. Es un hecho que muchos de mis colegas médicos pueden constatar.


Como las imágenes valen más que mil palabras, les dejo con una serie de videos subtitulados realizados por el National Cancer Institute (NCI) de EEUU que explican a la perfección lo que aquí hemos comentado. También les dejo con el enlace del mismo que contesta a varias preguntas sobre el tema que espero sean de utilidad. (Pueden encontrarlo haciendo click aquí)




miércoles, 17 de julio de 2013

Hoy he visto un corazón en el cielo



Querido F. :

Hoy justamente se cumple un año en el que muchos de nosotros sentimos tu ausencia aquí abajo, en la conocida como vida terrenal. Puedo confesarte que me ha costado mucho hacerme a la idea de no volver a verte. Sé que suena a tontería, pero no he sido capaz todavía de borrar de mi agenda tu número, ni de borrar tus mensajes. Ellos me llevan a tu memoria y es una forma, consciente o inconsciente, de mantenerte vivo en mi mente, de sentir tu presencia en otra dimensión, probablemente diferente. También es una forma de recordar muchas de las cosas buenas que sin duda nos diste. Me siento afortunada por haber tenido la oportunidad de hablar contigo sobre las cosas cotidianas pero importantes de nuestras vidas, en la etapa final de tu viaje y de haberme despedido felizmente con tu sonrisa y con tu cariño. Fuiste, eres y serás siempre una buena influencia y un ejemplo con mezcla de bondad y generosidad, a partes iguales e infinitas para mi.

Tu viaje me ha hecho pensar y meditar mucho en lo divino y en lo humano. En esa "Insoportable levedad del ser" que Milan Kundera nos recitaba. Me ha hecho valorar más aún si cabe, la importancia de vivir el ahora, de aprender del pasado y de mirar al futuro con esperanza. Yo no puedo cambiar las circunstancias que me son ajenas, pero si puedo elegir el modo en que quiero vivirlas. Sé que desde dónde estás nos mandas energía positiva para que tus seres queridos estemos bien y continuemos nuestro viaje.

Sabes que aunque estaba ya en mi cabeza escribir un blog algún día, tu testimonio fue el que me empujó y me inspiró a hacerlo realidad. A día de hoy me siento feliz con la idea de trabajar y aportar un granito de arena para que esa enfermedad que te llevó por delante, deje de hacerlo algún día no demasiado lejano. Puedes estar satisfecho pues has sembrado buenas simientes aquí. Soy testigo de que ahora crecen vigorosas con la luz que nos envías. Somos muchos los que te hemos querido y te seguimos queriendo bien.

Hoy he visto un corazón en el cielo. Y ese cielo eras tú. Como dice el sabio Mario Benedetti: "Te espero cuando miremos al cielo de noche: Tú allá y yo aquí". Te mando un beso muy fuerte. Cuídate mucho.


Fdo. Virginia

PD: F. fue un personaje real y un ser querido que falleció hace un año víctima de un cáncer. Con esta carta imaginaria he querido recordarle y honrar su memoria.

Los médicos y los sanitarios en general,  parecemos en ocasiones que seamos inmunes o ajenos al dolor y al sufrimiento de los pacientes. No siempre es así. Nuestras propias heridas pueden muchas veces servir para ayudar a sanar, a acompañar y a comprender al otro. Espero que así haya sido.  



Les dejo con la canción "Alma de Blues" de Presuntos implicados





Foto de cabecera de Angelo Storani en Ancona-Italia de una nube con forma de corazón 

domingo, 14 de julio de 2013

Declaración de Madrid. Derechos de los pacientes con cáncer.




Desconozco si alguno de mis colegas ha leído esta declaración hecha por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC). Si no es así les invito a leerlo y reflexionar sobre ello. Estamos en el camino, pero hemos de mejorar, sin duda muchas cosas. La Sociedad Española de Oncología Radioterápica SEOR se adhiere a este manifiesto.

 DECLARACIÓN DE MADRID


De los derechos de los pacientes con cáncer

En España, el cáncer es la primera causa de muerte en varones y la segunda en mujeres. Cada año se diagnostican en nuestro país más de 200.000 nuevos casos. A esto se suma que el patrón epidemiológico global está cambiando en los últimos años, con un aumento de la cronicidad frente a neoplasias más agudas.
Estos aspectos, unidos al envejecimiento de población, arrojan unos datos contundentes:
- Alrededor de un millón y medio de personas han superado un cáncer en nuestro país.
- Se prevé que la cifra alcance los 2.000.000 de supervivientes en 2015.
- Cada año la cifra de largos supervivientes aumenta en 100.000 en nuestro país

La redacción del Manifiesto de los Pacientes con Cáncer en el año 2010 recogió en los 10 puntos los intereses que los pacientes oncológicos, como colectivo, representamos a nivel nacional e internacional y demandamos a los diferentes agentes socio-sanitarios.
El panorama actual sanitario en nuestro país nos impulsa ahora a dar un paso más, manteniéndonos coherentes a nuestro desempeño. En esta tarea todos los actores del panorama de la salud forman parte activa en el desarrollo de una solución sostenible y duradera frente a un problema de salud pública como es el cáncer. Los abajo firmantes sellamos aquí un firme compromiso en diferentes campos de actuación.

En defensa de un acceso no discriminatorio e igualitario a tratamientos aprobados y financiados por el SNS
Las Autoridades Sanitarias deben aplicar medidas de control para evitar problemas de desigualdad en el acceso a tratamientos aprobados y financiados por el Sistema Nacional de Salud, sin tener en ningún caso la autoridad para variar o limitar la decisión tomada por los profesionales sanitarios, siempre y cuando ésta se encuentre enfocada al bienestar del paciente.
Los profesionales sanitarios, por su parte, plantearán al paciente las opciones terapéuticas a su alcance y facilitarán la comunicación bidireccional con el mismo y, en todo caso, velarán por su salud, sin que en ello influyan estrategias sanitarias que no persigan el bienestar del paciente.

A favor de políticas que sitúen al paciente y sus necesidades en el centro de la atención sanitaria
El paciente ha de constituir el eje central de la atención sanitaria. Todas las decisiones en materia de salud, desde las estratégicas a las asistenciales, han de ser consensuadas con éste y velarán en todo momento por sus intereses.
Asimismo, los pacientes deben participar en el diseño de las estrategias de salud y planificación sanitaria que les afectan de manera directa.

A favor de la creación de equipos de asistencia multidisciplinar capaces de contemplar la dimensión del paciente con cáncer en toda su extensión
La dimensión del paciente con cáncer no se centra únicamente en los aspectos médicos, sino también en aspectos psicosociales que afectan tanto al individuo como a su entorno.
Se recoge aquí un firme compromiso para la creación progresiva de equipos de asistencia multidisciplinar que cubran de manera individualizada la problemática del paciente y su entorno, con el objetivo de dotarlos con una serie de herramientas y métodos para el mejor manejo de la enfermedad, empoderarlos para ejercer un rol activo en su auto-cuidado y facilitar la comunicación entre el paciente y el profesional sanitario.

En defensa de una investigación clínica de excelencia
La cronicidad y remisión de las diferencias patologías oncológicas es fruto de la investigación y producción de nuevas drogas que han permitido cambiar el paradigma del paciente con cáncer.
La industria farmacéutica sella aquí su firme compromiso de establecer las necesidades del paciente y su calidad de vida en el centro de su actividad y se compromete al desarrollo de ensayos clínicos basados en las mismas.
Por otra parte, los agentes político-sanitarios se comprometen a adaptar la legislación y las políticas presupuestarias para garantizar una investigación pública de calidad en la lucha contra el cáncer.

A favor de una gestión eficaz, transparente y justa en política sanitaria, que garantice una asistencia sanitaria universal
La salud es el bien más preciado del ser humano y su cuidado es responsabilidad del Estado, tal y como recoge la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 25.1.
El cáncer es una enfermedad que pone en riesgo la vida del individuo. Los agentes político-sanitarios garantizarán en todo caso el acceso universal a la sanidad independientemente de su nacionalidad, lugar de residencia, edad, educación, nivel de ingresos o de cualquier otro factor, elaborando para ello las políticas y presupuestos necesarios para establecer una atención que cubra las necesidades del paciente oncológico.

En contra de la estigmatización social y la discriminación laboral de los pacientes con cáncer
Los pacientes, como colectivo, nos comprometemos a reforzar nuestras misión de normalizar y desestigmatizar el cáncer en la sociedad, naturalizando una situación que afectará a lo largo de su vida a 1 de cada 3 hombres y a 1 de cada 4 mujeres.
Por otro lado, los agentes políticos velarán por la promoción de leyes que permitan un acceso igualitario al mercado laboral de los pacientes y que castiguen en su justa medida los casos de discriminación y acoso de este colectivo".









sábado, 13 de julio de 2013

Con "L" de "Learning" (Aprendiendo)





Recuerdo vívidamente esa "primera vez" en que coloqué mi "L" en el R-12 verde de mi padre tras sacarme el carnet de conducir nada más cumplir los 18 años. Para mi fue un momento especial e importante, ya que implicaba no sólo un salto hacia la edad adulta, también significaba autonomía, libertad y por supuesto la confianza de mi padre para tomar prestado uno de sus bienes más preciados en aquel momento: su coche. Conducir ahora se me antoja fácil, pero en sus inicios no lo fue. Y explicaré por qué. Básicamente es porque tienes que ser consciente de cada uno de tus movimientos: el volante, la posición del asiento, el embrague, los retrovisores, el intermitente, el cinturón de seguridad (entonces sólo era obligatorio en carretera), etc. Tomas asiento, pones la marcha en punto muerto, enciendes el coche, aprietas el embrague, pones primera, miras por el retrovisor y con las manos en el volante y el otro pie en el acelerador te pones en marcha. Conduces y avanzas. Tienes que estar pendiente de muchas cosas: señales de tráfico, los otros conductores, los peatones e incluso del gato o la pelota que se cruzan en tu camino sin avisar. Estás en la esfera del consciente y tienes que pensar en todas y cada una de las cosas que he descrito. Vas despacio.

A medida que vas adquiriendo destreza con la práctica, conduces mejor y ya inicias un proceso de automatización de tus acciones, enviándolas al inconsciente. Ya sólo tienes que estar atento a no quedarte sin gasolina y a los imprevistos. 

Así es como a grandes rasgos funciona el proceso del aprendizaje. Ocurre también en Medicina, cuando te estrenas como médico, como residente, como médico adjunto y también como jefe de Servicio (si llegas). El aprendizaje requiere pasar por muchas acciones conscientes y a base de la repetición , reforzarlas y convertirlas en inconscientes. Pero no caigamos en el error de pensar que hemos llegado a la cumbre y ya no es posible seguir aprendiendo. SIEMPRE SE APRENDE. Para el ser humano, me atrevería a decir, es imposible no aprender.

El aprendizaje o la formación continuada en nuestra profesión es IMPRESCINDIBLE. Es más, nos ayuda a mejorar, a avanzar y a alcanzar esa ansiada excelencia y profesionalidad. Aprender es también valorar nuestras debilidades, nuestras fortalezas y reconocer nuestros errores. La sabiduría no consiste en saberlo todo. La sabiduría consiste en reconocer lo que todavía no sabes, lo que tienes que mejorar en tu día a día. La sabiduría tiene olor a humildad.



Con "L" de Enfermera es una iniciativa que pretende visibilizar a las enfermeras noveles y entender que se encuentran al principio de un largo camino de aprendizaje por el que todos en un momento u otro nos hemos encontrado alguna vez. Personalmente he de decir que intento hacerlo en mi quehacer diario con las enfermeras "nuevas" que acuden a nuestro Servicio, en esta y otras épocas de vacaciones. Muchas de ellas tienen "hambre de aprender" y buena predisposición. En ese sentido me siento afortunada. Algunas acuden con miedo. Es un miedo infundado por el sempiterno desconocimiento que hay en el ámbito hospitalario sobre nuestra especialidad (Os recuerdo su difícil nombre: Oncología Radioterápica) y que desde aquí trato  de reclamar el lugar que le corresponde. Sin embargo, la mayoría de las enfermeras cuando tienen que abandonar nuestro Servicio, lo hacen con una cierta pena, pues nos confiesan haber tenido una idea equivocada sobre el trabajo que realizamos.

Desde este blog, deseo mucha suerte y mucho ánimo a todas aquellas enfermeras, médicos o sanitarios que viven su "primera vez". Recordad que ninguno de nosotros deja NUNCA de aprender.

Les dejo con un video que explica cómo funciona a nivel cerebral eso que llamamos APRENDIZAJE






viernes, 12 de julio de 2013

¿Qué hace una enfermera en Radioterapia?


La figura de la Enfermera en el ámbito sanitario es una de las más populares y conocidas, pero su papel en un Servicio de Oncología Radioterápica no lo es tanto. La enfermera tiene una función básica en los cuidados del paciente, pero la excesiva burocratización (incluso hospitalaria) de las funciones sanitarias, así como la informatización de muchos procesos las ha dejado un poco alejadas de su esencia y es menester que eso cambie o bien ellas se adapten a las nuevas realidades, por el bien del paciente. Bajo mi punto de vista la enfermería en Oncología Radioterápica posee varias funciones, algunas con gran perspectiva de futuro:

  • Acogida del enfermo: 
En la primera visita médica o antes de ella, la enfermera puede jugar un papel tranquilizador ya que en muchas ocasiones el paciente no sabe por qué le han remitido a nuestro Servicio y ello conlleva cierta incertidumbre, miedo y amenaza que en consecuencia le produce un cierto desasosiego y ansiedad. En esta primera toma de contacto la enfermera debe explorar tanto el estado general como el estado de ánimo del paciente.

  • Proceso de Simulación:
Ya hemos explicado el proceso previo al tratamiento con radiaciones ionizantes conocido como simulación. Aquí se precisa de una enfermera para explicar este proceso al paciente, recordar conceptos previamente comentados y administrar contrastes si fuera necesario.

  • Salud mental:
Ante una enfermedad, en muchas ocasiones (desafortunadamente), tan estigmatizada como el cáncer, es fácil que haya pacientes que se encuentren en las diferentes fases descritas tras el impacto diagnóstico: negación, ira, tristeza y aceptación. El proceso mental al que se somete al paciente es complejo y cada paciente tiene sus "tempos". La enfermería debe pues tener conocimientos en salud mental para manejar las diferentes situaciones en las que el paciente puede encontrarse, para así poder acompañarle y apoyarle de una manera eficaz durante el tratamiento y el seguimiento posterior. En algunos casos podrá consultar con el médico la conveniencia o no de derivarlo a un Psiconcólogo o incluso al Servicio de Psiquiatría.

  • Cuidados básicos y específicos:
Es frecuente, como ya hemos comentado en otros "posts" que durante o tras el tratamiento surjan efectos secundarios derivados del tratamiento con radiaciones, citostáticos o incluso de la cirugía previa. Hemos de pensar también que muchos pacientes además presentan otras enfermedades de base: diabetes, hipertensión, obesidad, EPOC, etc Así pues, por poner un ejemplo, la enfermera vigilará entre otros los efectos de la radioterapia sobre la piel ofreciéndole al paciente consejos básicos y de autocuidado. En algunos casos deberá proceder a curas. La enfermera siempre explicará, en función de la región anatómica a tratar los cuidados que debe aplicar de una forma individualizada

  • Valoración nutricional:
Antes, durante y después del tratamiento el paciente puede padecer cambios en su estado nutricional que deben atenderse también de una forma individualizada. La enfermería establece así un control del peso del paciente con recomendaciones dietéticas adaptadas a cada caso y a cada síntoma. El médico valorará la necesidad de otras intervenciones o incluso el ingreso hospitalario para que este aspecto se encuentre asegurado. La comunicación fluida y el trabajo multidisciplinar conjunta con los Servicios de Endocrinología y Nutrición son también necesarios en muchos de los casos.

  • Atención al paciente ingresado:
La mayoría de los pacientes que acuden a radioterapia lo hacen por su propio pie y de forma ambulatoria, pero en algunos casos el paciente debe ingresarse en nuestra Unidad. Hay también algunos tratamientos de braquiterapia que se hacen en régimen de ingreso o semi-ingreso hospitalario. Aquí el trabajo de la enfermera es crucial como deben de suponer, pues suele ser un paciente que precisa muchos cuidados, está polimedicado y no está exento de padecer complicaciones que a veces pueden llegar a ser graves. No es raro que pacientes ingresados presenten síntomas refractarios como el dolor, la angustia extrema o la disnea (dificultad respiratoria) que difícilmente pueden controlarse de forma domiciliaria. La enfermería tiene en ocasiones también que atender a pacientes en el final de sus días lo que requiere de un  conocimiento en cuidados paliativos.

  • Control y cuidados post-tratamiento:
Aquí la enfermería puede servir de refuerzo para continuar con conductas y hábitos saludables que sin duda van a redundar en una mejora en la calidad de vida de los pacientes supervivientes. La atención por parte de enfermería de las posibles secuelas es otro campo por explorar y trabajar.

Les dejo con un video sobre el trabajo que las enfermeras de Oncología Radioterápica realizan.

http://www.youtube.com/watch?v=tVQW_S60LZE




NOTA: Al hablar de enfermeras no me olvido en absoluto de las figuras masculinas que en esta profesión también existen y además la ejercen con gran profesionalidad. El género femenino lo aplico simplemente porque suele estar en mayoría formado por mujeres. 

miércoles, 10 de julio de 2013

50 sombras de Gy: ¿Qué es la xerostomía radioinducida?


La xerostomía es una manifestación clínica de disfunción salival y consiste en una disminución de la secreción o flujo salival producida por la radiación en el área de la boca. Se produce así una sensación de "boca seca" o bien cambios en la calidad de esta salivación que se hace más espesa y pegajosa. La importancia de la saliva se apoya en los elementos que la conforman y como éstos llevan a cabo sus actividades dentro de la cavidad oral. Estas funciones se encuentran comprometidas cuando existe disminución del flujo salival y producen gran impacto en la calidad de vida de los pacientes, ya que van a poder presentar dificultad para hablar, comer y dormir.

¿Por qué se produce?

Las radiaciones ionizantes pueden causar diferentes grados de alteraciones en las glándulas salivales, pues éstas son altamente sensibles a la radiación. El daño se manifiesta con la destrucción de las células acinares con la subsecuente atrofia y fibrosis de la glándula. La quimioterapia puede también producir cambios en la salivación, ya que la saliva total cambia en su composición o puede encontrarse ligeramente disminuida. Estas alteraciones son habitualmente transitorias y menos severas que las producidas por la radioterapia, pero al combinarse al mismo tiempo estos dos tratamientos, cosa cada vez más habitual, los efectos son más acentuados que cuando se realizan por separado.

Factores de riesgo:
  • En relación con la radioterapia:
    • Dosis total: Dosis por encima de los 26 Gy sobre toda una glándula pueden ya producir xerostomía.
    • Técnica de irradiación: Con la introducción de la IMRT (Irradiación en Intensidad Modulada, siglas en inglés) se consigue esculpir la distribución de la dosis cerca de los bordes de las glándulas parótidas, reduciendo significativamente la dosis a este nivel, sin detrimento de las dosis altas en el tumor o áreas diana.
    • Volumen de irradiación: Cuanta menor sea la proporción de volumen de glándula que recibe dosis de irradiación alta, menor es la probabilidad de xerostomía. El factor dosis/volumen es el que nos va a predecir la probabilidad de esta complicación.
  • En relación con el tumor: Tienen más probabilidades de padecer xerostomía las siguientes localizaciones tumorales en el área de cabeza y cuello:
    • Carcinomas de cavum o naso-faringe
    • Carcinomas de oro-faringe: Tumores de amígdala, trígono retromolar, paladar, base de lengua, pared posterior de faringe
    • Carcinomas de cavidad oral: Tumores de suelo de boca, encía, lengua móvil, mucosa yugal, labio
    • Carcinomas de glándulas salivares: Tumores de glándula parótida, submaxilar, sublingual y glándulas salivares menores
    • Carcinomas de senos maxilares o paranasales
  • En relación con el paciente:
    • Consumo de alcohol y tabaco: Es frecuente encontrar asociación de ambos hábitos en este tipo de tumores. Si no los abandonan durante el tratamiento actúan como lógicos irritantes que van a empeorar la xerostomía.
    • Mala higiene oral: Una boca poco cuidada previamente y durante el tratamiento nos va a empeorar el síntoma
    • Mal estado nutricional: Un estado nutricional deficiente aumenta el número de complicaciones (también de la xerostomía y otros síntomas asociados) y dificulta la tolerancia y cumplimiento de los tratamientos.
    • Fármacos: Existen muchos fármacos que producen sequedad de boca: algunos analgésicos, anticonvulsivantes, antihistamínicos, antihipertensivos, antieméticos, antiparkinsonianos, antiespasmódicos, anorexígenos, diuréticos, descongestionantes, expectorantes, relajantes musculares y psicotrópicos
    • Otras enfermedades pre-existentes: los desórdenes autoinmunes, hipertensión, diabetes mellitus, trastornos neurológicos y depresión pueden incrementar la aparición de xerostomía.

Clínica: 
La xerostomía puede producir además de la sensación de sequedad de boca, los siguientes problemas asociados:
  • Sensación de quemazón de la lengua.
  • Aparición de fisuras en las comisuras labiales.
  • Sensación de sed.
  • Alteraciones del gusto por atrofia de las papilas gustativas: Hipogeusia (Disminución del sentido del gusto) o disgeusia (cambios en el sentido del gusto: p ej: sabores metálicos).
  • Disfagia o problemas para tragar adecuadamente por la sensación de que los alimentos se pegan en la boca, garganta o faringe.
  • Dificultad para hablar.
  • Incremento de la viscosidad salival: la saliva es más espesa, es pegajosa y lubrica mal la mucosa oral.
  • Aparición o empeoramiento de enfermedad periodontal (piorrea), caries o caída de piezas dentales. Todo ello es debido a los cambios en el pH de la saliva que la hace más propensa a que la flora oral sea más patógena.
  • Aparición de muguet o candidiasis oral (hongos) por los cambios cualitativos producidos en la saliva anteriormente mencionados 
Grados de xerostomía:
  • Grado I: Leve sensación de boca seca o saliva espesa que no produce alteraciones dietéticas. Se mantiene un flujo de saliva espontáneo mayor a 0.2 ml/min
  • Grado II: Moderada sensación de boca seca que ya produce cambios dietéticos. Se mantiene un flujo de saliva espontáneo entre 0.1 a 0.2 ml/min.
  • Grado III:  Severa sensación de boca seca que impide la ingesta oral. El flujo salival espontáneo es inferior a 0.1 ml/min
Formas de presentación:
  • Xerostomía aguda: Es la xerostomía que aparece a las pocas semanas de iniciar la radioterapia y que se caracteriza por la sequedad de boca, cambios en la calidad y consistencia de la saliva y que generalmente va asociado a la mucositis oral y otros síntomas como la hipogeusia (disminución de la sensación del gusto) o la disgeusia (cambios en el sabor).
  • Xerostomía crónica o tardía: Es la xerostomía que permanece meses después de finalizar la radioterapia y se caracteriza por la sequedad de boca y los problemas asociados que ésta conlleva.

Tratamiento:
  • Higiene oral:
    • Revisión y limpieza dentaria previa al tratamiento con radioterapia. Si es necesario extraer aquellas piezas dentarias que estén en mal estado.
    • Cepillado de dientes tras cada comida con un cepillo dental de cerdas suaves y uso del hilo dental.
    • Utilizar una pasta dental rica en flúor.
    • Se puede complementar la limpieza oral con enjuagues de clorheridina, solución yodada rebajada, bicarbonato y sal o agua de manzanilla. No usar soluciones alcohólicas como colutorios.
    • Si aparece candidiasis oral será necesario aplicarse colutorios de nistatina (Mycostatín) y en ocasiones su empleo deberá asociarse a antifúngicos sistémicos como el fluconazol.
    • Si aparecen infecciones bacterianas orales los fármacos de elección serán las tetraciclinas vía oral. 
    • Se recomienda para la sequedad de los labios el empleo de lanolina o vaselina.
  • Recomendaciones dietéticas:
    • Enjuagarse la boca antes de las comidas.
    • Beber agua en las comidas. Evitar los irritantes como el alcohol, el café y los refrescos o bebidas azucaradas.
    • Evitar los alimentos secos: frutos secos, corteza de pan, carne o pollo a la plancha, etc.
    • La verdura es mejor tomarla en forma de cremas o purés.
    • La carne, pollo o pescado es mejor que vayan acompañados de salsas para que resulten jugosos y fáciles de comer. Si hay dificultad para tragar deben añadirse a los purés.
    • Durante el tratamiento con radioterapia puede ser recomendable tomar una dieta blanda o incluso triturada a temperatura ambiente. Tras el tratamiento basta con que sea una dieta de fácil masticación.
    • Las gelatinas y el agua gelificada pueden ser un buen complemento alimentício, especialmente si durante el tratamiento hay odinofagia o dolor al tragar. 
    • Los helados también pueden ayudar a refrescar la boca y aliviar el dolor secundario a la mucositis acompañante durante el tratamiento.
    • Si hay una situación de disgeusia o cambios en el sabor de los alimentos con tendencia a un gusto metálico, se recomienda la utilización de cubiertos de silicona o de plástico.
    • Si lo que hay es una hipogeusia o falta de gusto se pueden utilizar especias o hierbas aromáticas para potenciar el sabor de los alimentos y hacerlos más atractivos y apetitosos.
  • Técnicas de radioterapia:
    • Se recomienda la utilización de técnicas de IMRT (radiación en intensidad modulada) para ahorrar al máximo la dosis en las glándulas salivares sin que ello vaya a significar una disminución de las dosis en el tumor.
  • Radioprotectores:
    • La amifostina es un potente radioprotector que se ha mostrado eficaz en la prevención de la xerostomía grado III post-irradiación. Sin embargo, la forma de administración endovenosa previa a cada sesión de tratamiento con radioterapia y su relación coste-eficacia desfavorable, así como la aparición de efectos secundarios graves como la hipocalcemia, náuseas, vómitos y reacciones cutáneas graves, han desaconsejado firmemente su uso. 
  •  Sialogogos: Es importante conocer si el paciente con xerostomía post-irradiación tiene suficiente reserva salival funcionante para que pueda ser estimulado. La estimulación salival puede hacerse con medidas sencillas mecánicas, químicas o gustativas como realizar comidas frecuentes, beber agua con limón, chupar caramelos sin azúcar, un cubito de hielo o hueso de aceituna o bien si se puede, mascar chicles con xylitol o sorbitol. También existen en el mercado medidas farmacológicas:
    • Pilocarpina (Salagén)  Es un potente estimulador de la secreción de las glándulas exocrinas, por lo que tiene efectos indeseables como sudoración y problemas digestivos
    • Anetoltitriona (Sialor) Se puede usar en combinación con la pilocarpina
    • Cevimilina
    • Betanecol
    • Piridostagmina. Estos 3 últimos fármacos han dejado de usarse en la práctica clínica habitual por sus efectos adversos.
  • Lubricantes:
    • Saliva artificial (Salivart)
    • Aplicaciones diarias en cubetas individuales de geles de fluoruro de sodio al 1% o gel de fluorofosfato acidulado al 1%.
    • Geles humectantes, especialmente para la noche (Bioxtra gel)
  • Otros:
    • Vitamina E. Es una vitamina liposoluble presente en muchos alimentos. Se cree que tiene efectos antioxidantes y como radioprotector. Hay algún estudio que demuestra su eficacia en la reducción de xerostomía severa.
    • Pentoxifilina Recientes estudios han demostrado una reducción en la fibrosis radioinducida.
    • Transferencia quirúrgica de una glándula submaxilar al espacio submentoniano previo a la irradiación. Está siendo objeto de ensayo clínico por la RTOG (Radiation Therapy Oncology Group).


NOTA: Información facilitada sin ánimo de lucro.