lunes, 28 de enero de 2013

Dieta y cáncer: Recomendaciones en cáncer de próstata



El CÁNCER DE PRÓSTATA se ha convertido en uno de los tumores más prevalentes en la población masculina. Cada vez más,  se observan evidencias de la relación existente entre la aparición de este tumor y la influencia de la dieta. Para empezar diremos que en pacientes obesos o con sobrepeso y cáncer de próstata la pérdida de peso puede reducir la agresividad del cáncer de próstata. Los tratamientos hormonales que se aplican en estos pacientes tampoco se lo ponen fácil. Por ello resulta de máximo interés extraer una serie de recomendaciones dietéticas que son generales en cualquier tipo de cáncer y otras que son algo más específicas para este tumor en concreto.


1.- Incorporar una amplia VARIEDAD de alimentos a nuestra dieta.
2.- Realizar mínimo CINCO COMIDAS al día
3.- Adaptar el HORARIO de las comidas, sabiendo que por la mañana se toleran mejor los aportes calóricos más altos
4.- Aprovechar para realizar COMIDAS FUERTES en los momentos de mayor ánimo y menos fatiga
5.- MASTICAR LENTAMENTE y con la boca cerrada para evitar tragar aire
6.- INGERIR LÍQUIDOS, preferentemente tras las comidas y evitando bebidas gaseosas
7.- EVITAR comidas con sabores y olores fuertes
8.- EVITAR  las temperaturas extremas de los alimentos
9.- EVITAR los alimentos picantes o muy flatulentos
10.- Se recomienda seguir una dieta SANA, RICA EN FIBRA Y CALCIO, BAJA EN GRASAS SATURADAS Y AZÚCARES REFINADOS


Está demostrado que una mejora en la calidad de vida del paciente oncológico viene mediada por una mejora en su capacidad física y funcional.
Además de cumplir con el tratamiento, es muy importante realizar una ACTIVIDAD FÍSICA MODERADA y REGULAR.

Es recomendable:
1.- Antes de iniciar cualquier actividad física realizar un mínimo de 5-10 minutos de calentamiento.
2.- Iniciar la realización del ejercicio físico 2-3 días por semana hasta llegar a los 3-5 días
3.- Empezar por sesiones de 10 minutos
4.- Incrementar el ejercicio físico de forma progresiva hasta los 60 minutos
5.- No se recomienda hacer ejercicio después de las comidas, con cuadros catarrales, fiebre o dolor.

RECOMENDACIONES DIETÉTICAS ESPECÍFICAS EN EL CÁNCER DE PRÓSTATA:

ES BENEFICIOSO INCREMENTAR O CONSUMIR:
- Verduras crucíferas (brócoli, repollo, col). 
- Fruta fresca. Consumo diario de fruta y verdura de 400-800g/día
- Té verde (3 tazas al día) dejándolo reposar 8-10 minutos para que se liberen los polifenoles que son beneficiosos.
- Frutos rojos: Arándanos, fresas, frambuesas. moras, etc.
- Pescado azul rico en omega 3 (3 veces por semana): salmón, sandina, anchoa, caballa, atún, trucha. Las conservas de estos pescados en aceite de oliva son beneficiosos igualmente, no así los conservados en aceite de girasol o maíz ya que contienen omega 6 que no son beneficiosos.
- Consumir preferentemente carne de ave y huevos "orgánicos", obtenidos de animales criados al aire libre y con dieta baja en maíz
- Condimentar con cúrcuma tiene un alto poder antiinflamatorio natural
- Consumir una o dos copas de vino tinto al día, salvo alguna contraindicación médica.
- Consumir ajo, cebollas y puerros
- Consumir setas: Preferentemente shitake, maitake y coriolus versicolor ya que son las que tienen mayor efecto estimulador del sistema inmunitario
- Consumir algas en sopas, ensaladas, legumbres o verduras al vapor.
- Consumir jengibre que puede ser molido agregado al té verde o a los cereales del desayuno o a la fruta.
- Consumir zumo de granada 250 ml/día
- Consumir zumo natural de naranja o dos piezas de cítricos.
- Consumir entre 20-40 g diarios de chocolate negro (con un mínimo de 70% de cacao) ya que es el más beneficioso en la prevención de enfermedades cardiovasculares y cáncer.
- Consumo de boniatos, lentejas, guisantes y judías

ES ACONSEJABLE EVITAR O REDUCIR EL CONSUMO:
- Evitar el consumo de azúzar, miel, golosinas, dulces, etc. Sustituirlo por edulcorantes: aspartamo o stevia.
- Evitar el consumo de harinas refinadas, arroz blanco y cereales azucarados, sustituyéndolos por los mismos integrales.
- Reducir el consumo de patata
- Evitar el consumo de mermeladas, fruta en almíbar, confitura, etc
- Evitar el consumo de grasas vegetales hidrogenadas tipo margarina y las de animales que contengan altas cantidades de omega 6.
- Reducir el consumo de carne roja. Consumo semanal recomendable máx de 500g a la semana, óptimo de 200g semanales, prefentemente orgánica.
- Evitar las comidas conservadas en sal, los salazones o embutidos con alto contenido en sal.
- Reducir el consumo de lácteos convencionales que contienen altas cantidades de ácidos grasos omega 6. Se pueden sustituir por lácteos orgánicos o ecológicos, leche o yogures de soja.
- Reducir el consumo de fritos de cualquier tipo: patatas o aperitivos fritos, sustituirlos por pepinillos, tomates cherry, etc.
- Evitar el consumo de bebidas alchólicas destiladas
- Eliminar el consumo de tabaco
- No ingerir suplementos vitamínicos ricos en vitamina B por su potencial efecto estimulante de crecimiento sobre el tumor. Sí se pueden tomar alimentos en que esté presente dicha vitamina.