domingo, 18 de noviembre de 2012

La primera consulta

 

A primera vista podemos creer que la Oncología Radioterápica es una especialidad muy técnica y por lo tanto fría y muy alejada del paciente. No es así. Somos una especialidad eminentemente clínica, con algún aspecto incluso médico-quirúrgico cuando empleamos la braquiterapia, de la que hablaremos en otra ocasión. Habitualmente, los pacientes vienen dirigidos desde otras especialidades, o bien han sido ya comentados en Comités de Tumores, que son reuniones clínicas multidisciplinares donde se discute constructivamente el diagnóstico y el tratamiento de cada paciente y su tumor. Una vez hemos recibido la consulta, realizamos una historia clínica completa, una exploración física, valoramos las exploraciones complementarias realizadas hasta ese momento y analizamos en función de las características individuales de cada paciente, la indicación o la contraindicación del tratamiento con radiaciones. Si existe indicación explicamos paso a paso el proceso que se realiza hasta que lleguemos al tratamiento: la simulación, la planificación y la verificación del mismo. También explicamos todos aquellos efectos secundarios que pueden  presentarse en cada caso, del soporte médico con el que va a contar para contrarrestarlo y el objetivo final del tratamiento. Si es necesario, pedimos alguna exploración complementaria y coordinamos otras estrategias de tratamientos conjuntos como la quimioterapia concomitante o el tratamiento quirúrgico posterior si fuera necesario. Si el paciente lo ha comprendido se le da dicha información por escrito y se le da un consentimiento informado.

Me esfuerzo en mi día a día por hacer inteligible mi lenguaje, que el paciente comprenda POR QUÉ le vamos a hacer este tratamiento, CÓMO se lo vamos a hacer y QUÉ ESPERAMOS del mismo. Desearía que todos salieran de esta primera consulta con todas sus preguntas contestadas y con sus miedos liberados.